Noticias Política Regional

Castilla-La Mancha se va a beneficiar “extraordinariamente” de la ayuda acoplada para el olivar de bajo rendimiento que habrá en España a partir de 2023

El Gobierno de Castilla-La Mancha se ha felicitado porque el Plan Estratégico Nacional para la aplicación de la reforma de la Política Agraria Común (PAC) en España incluya finalmente, en el periodo de 2023 al 2027, una ayuda asociada para el olivar de bajo rendimiento como se venía solicitando por parte del Ejecutivo castellanomanchego desde el año 2015 y que va a beneficiar a los olivicultores de la Comunidad Autónoma.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo ha traducido a datos la importancia de este sector en la región, ya que es la segunda en superficie a nivel nacional, con 450.000 hectáreas de olivar, del cual, el 85 por ciento, es además un olivar de secano; y cuenta con un 17 por ciento de superficie en ecológico, lo que significa cerca de 80.000 hectáreas.

Añade que desde el Gobierno se ha estado manteniendo la coherencia al entender que éste es el olivar que necesita de los apoyos públicos, porque el olivar de secano y de bajo rendimiento tiene que competir en el mercado con olivares intensivos y superintensivos que, además, no hay en Castilla-La Mancha.

Y para poder competir es necesaria la ayuda pública, la diferenciación y se ha mostrado satisfecho porque “por primera vez en España va a haber una ayuda acoplada exclusivamente para el olivar de bajo rendimiento” y que va a ser un total de 137,5 millones de euros a nivel nacional entre el 2023 y el 2027 para una superficie de olivar importante.