Noticias

La Archicofradía de Santiago celebra su 500 aniversario en Villarrobledo con la celebración de varios actos.

Ramón López, presidente de la Archicofradía de Santiago comentaba a este medio, que el pasado año tenían preparadas varias actividades que se quedaron en el tintero por motivos de la pandemia, pero este año aunque no pueden hacer todo lo que tienen previsto, se muestra ilusionado porque han podido realizar una exposición de fotografías sobre la Archicofradía, que durante estos días está colocada en la iglesia de Santa María, a ello se une el tradicional pasacalles que tendrá lugar el domingo día de Santiago a las 8 de la mañana y por la tarde se celebrará una misa donde estará el obispo de Albacete con una invitación abierta a los curas que han pasado por Santa María y curas amigos de la Archicofradía, para terminar sacaran el santa en la plaza de la iglesia y correrán la bandera.

Este año Santiago estrenaba trono, un proyecto muy deseado por los hermanos y hermanas que este pasado sábado veía la luz. Durante varios años era un deseo por parte de la Archicofradía pero por motivos económicos no podía llevarse a cabo. Un compromiso de la misma que sería una realidad en el 500 aniversario.

La ilusión es un motor fundamental para la Archicofradía con 500 años de historia, una Archicofradía que como decía su presidente han pasado luchas, pandemias, hambrunas, sequías y aunque se están pasando momentos duros, destacaba que “esto sigue para adelante y tiran con ello”.

El presidente comentaba que estos meses se están llevando lo mejor que pueden, después de haber tenido el parón de la pandemia que a todos ha distanciado lo que complica el mantenerlo. El pasado año era el quinto aniversario de la fiesta de los colores y ni el pasado ni este año han querido celebrarlo ya que por la situación sanitaria que se está viviendo, ni pueden ni quieren.

Ramón López se mostraba contento por el reencuentro entre los hermanos y hermanas el pasado sábado en la iglesia de Santa María al comprobar cómo se juntaban para llevar a cabo esta edición, donde grandes y jóvenes se unían para llevar a cabo las actividades de este año. El presidente tenía bonitas palabras para hermanos que ya no están, pero la ilusión no faltaba entre los jóvenes ya que harán lo que puedan para mantenerse.