Noticias

CCOO Albacete aborda los aspectos fundamentales del acuerdo para reformar la ley de pensiones.

La secretaria general de CCOO Albacete, Carmen Juste, el secretario provincial de Acción Sindical y Políticas sectoriales, Paco Gómez, la responsable comarcal de CCOO en Villarrobledo, Maite Pacheco, han comparecido en rueda de prensa en la sede del sindicato en Villarrobledo, para abordar los aspectos fundamentales del acuerdo alcanzado de manera tripartita, entre los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT, Gobierno y Patronal, para reformar la ley de pensiones en vigor. En primer lugar, ha intervenido Maite Pacheco, la responsable comarcal de CCOO en Villarrobledo, para introducir los aspectos fundamentales del acuerdo, un pacto con forma de anteproyecto de ley, que suprime los aspectos más polémicos de la reforma de pensiones de 2013.

En este sentido, Juste ha afirmado que en este acuerdo quedan por desarrollar muchos aspectos pero que “viene a cambiar el rumbo de las pensiones, siguiendo un proceso que refuerza el diálogo social. Suprime los aspectos más lesivos de la reforma de pensiones que introdujo el PP: el índice de revalorización de las pensiones, que limitaba su subida anual y el factor de sostenibilidad”.

“Este acuerdo incluye medidas para dar certidumbre a los pensionistas presentes y futuros. Desde CCOO queremos lanzar un mensaje de tranquilidad a todas las personas que actualmente están cobrando una pensión, o podrían comenzar a cobrarla y también a los pensionistas futuros. Este acuerdo garantiza el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas conforme al IPC, y deroga el factor de sostenibilidad, que venía a derogar las pensiones futuras, una cuestión de máxima importancia, teniendo en cuenta que los futuros pensionistas son los jóvenes con salarios y empleos mucho más precarios y en el futuro, con pensiones mucho más bajas”.

Además, ha remarcado que “las pensiones se van a revalorizar cada año, el acuerdo plantea un factor de corrección, y si la inflación es negativa se va a garantizar que las pensiones no bajen. Otro aspecto importante, que llevamos reivindicando desde CCOO durante años, es que hay que reforzar los ingresos del sistema. Por tanto, aquí el Gobierno se compromete a poner anualmente una cantidad equivalente al 2% del PIB, a través de los Presupuestos Generales del Estado, para reforzar los ingresos del sistema, uno de los mayores logros del acuerdo de pensiones”.

Juste ha indicado que la subida del Salario Mínimo Interprofesional y la derogación de la reforma laboral de 2012, van a repercutir en unas mayores cotizaciones, en un mejor empleo y salario, algo fundamental para el cobro de las pensiones de ahora y del futuro”. Así mismo, ha expuesto las mejoras en los distintos tipos de jubilaciones, en el caso de jubilación demorada, las pensiones podrían incrementarse en un 6%”.

Entre otras novedades, las pensiones de viudedad se van a extender a las parejas de hecho, para equipararlas al de las parejas casadas. Igualmente, ha informado que el acuerdo incluye la cotización de becarios a la Seguridad Social y que las personas que hayan sido despedidas antes del 2013, y que no han vuelto a encontrar trabajo, van a poder elegir la aplicación de la legislación más beneficiosa para el cálculo de su pensión. Los autónomos cotizarán por ingresos reales…”. Este acuerdo también permitirá que las personas cuidadoras de dependientes que hayan reducido su jornada de trabajo para dedicar parte de la misma a este fin puedan mantener su misma base de cotización, así como incluir en la ley cambios en el cálculo de las prestaciones por incapacidad temporal de quienes tienen contratos fijos-discontinuos”.

Por su parte, Gómez ha incidido en dos aspectos fundamentales del acuerdo: el índice de revalorización y la eliminación del factor de sostenibilidad, en la línea de lo expuesto por la secretaria general, aportando ejemplos económicos prácticos, y sumándose al mensaje tranquilizador dirigido a los pensionistas, incidiendo que este acuerdo “asegura las pensiones futuras y presentes”.

El responsable de Acción Sindical y Políticas Sectoriales de CCOO en Albacete, ha resaltado que el acuerdo “viene a derogar la reforma de pensiones que el Partido Popular nos imponía en el 2013, en la que no se tuvo en cuenta la opinión del resto de fuerzas políticas, sin tener en cuenta lo que se hablaba por aquel entonces en el Pacto de Toledo, ni la opinión de los agentes sociales; hacer una reforma sin tener en cuenta las ideas de los agentes sociales, es cuanto menos una temeridad”, ha matizado.

Gómez ha expuesto que dicho acuerdo incide sobre la vertiente de los ingresos y no únicamente sobre la del gasto, que era lo que se hacía en el 2013, para sostener las pensiones. En ese año, se imponía una subida del 0,25%, seguramente los pensionistas se acordarán de aquella carta que recibían en su casa, comunicándoles esta subida de apenas unos euros, que en la mayoría de los casos suponía más el coste de la carta que la propia subida. Esta “subida”, lo que realmente producía es una bajada en la cuantía de las pensiones “una pensión de 1.200 euros, con ese 0,25% subiría 3 euros al mes. En una situación de inflación o de IPC normal que hemos tenido en nuestro país a lo largo de estos últimos años, en torno al 2%, esta misma subida en la misma pensión supondría 24 euros. Por tanto, hablamos de una pérdida de poder adquisitivo de los pensionistas de 21 euros al mes, lo que se traduciría al cabo de 10 años en una perdida de 210 euros. Con este acuerdo, esta medida se elimina de un plumazo, asegurando el poder adquisitivo de los pensionistas y garantizando la subida de las pensiones con el IPC, que afecta a los pensionistas actuales”.

“Una persona de 50 años, con la pensión de 1.200 euros, aplicando el factor de sostenibilidad de la reforma de pensiones de 2013, vería reducida su pensión en un 9,96%, por lo que cobraría una pensión de 1.080 euros, 120 euros menos directamente. Y esto es peor a menor edad, una persona con 30 años vería reducida su pensión a 974 euros. Con estos datos, queda patente y claro el daño que ha producido la reforma de pensiones de 2013, y lo importante que era que los agentes sociales interviniéramos en un pacto para garantizar el poder adquisitivo de los pensionistas”