Noticias Política

El grupo socialista propone que se oferte el Campus Deportivo Municipal

La concejala socialista, Graciela Arenas ha informado de la propuesta presentada desde su grupo municipal solicitando al equipo de Gobierno que oferte, como se ha venido haciendo durante todos estos años, el Campus Deportivo Municipal, puesto que las clases en los centros educativos de la localidad finalizarán la próxima semana.

Los socialistas entienden que desde las administraciones públicas se deben proporcionar todos los recursos necesarios para garantizar la conciliación laboral y familiar y la igualdad de oportunidades, ya que muchas familias no cuentan con los recursos personales o económicos para poder afrontar esos cuidados en el entorno familiar o en el sector privado.

Arenas manifestaba que esto demuestra la falta de previsión y organización del equipo de Gobierno, dado que las restricciones sanitarias que afectaban a los campus deportivos se levantaron el pasado día dos. Es más, señala que en localidades cercanas que habían previsto que se levantaran las citadas restricciones, ya tenían organizado parte del trabajo y han podido ofertar las actividades deportivas de sus campus.

Para Graciela Arenas la excusa del COVID ya no vale, porque tienen constancia de que los campus deportivos privados se están ofertando y se van a desarrollar.

La responsable socialista declaraba que por muchas excusas que el equipo de Gobierno quiera poner, la principal afirma que es el dinero que el Partido Popular se ahorra.

Desde el Grupo Municipal Socialista creen que esta no es forma de trabajar para el pueblo de Villarrobledo. Por ello, solicitan al Gobierno del Partido Popular que se lleve a cabo el Campus Deportivo y que se publicite cuanto antes para todos los niños y niñas para que desde las instituciones se pueda seguir luchando por la desigualdad de género, algo que hace pocos días en el Pleno del Ayuntamiento afirma que el Partido Popular pretendía abanderar,aunque dice que no se creen, porque insiste la edil socialista en que la igualdad real y efectiva pasa irremediablemente por la conciliación.