Noticias Política Regional

García-Page anuncia un segundo plan de ayudas al empresariado dotado con 65 millones de euros para afrontar las consecuencias del Covid

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado hoy que antes de que acabe enero, se va a aprobar un segundo plan de ayudas a sectores afectados por la pandemia sanitaria, dotado con 65 millones de euros, y cuyos beneficiarios serán los pequeños empresarios, autónomos, sector de la hostelería y el turismo, transportes o feriantes.

Petición de zona catastrófica

Del mismo modo, García-Page ha avanzado que “ya se está empezando a evaluar conjuntamente entre la Administración regional y la estatal las consecuencias” del fenómeno climatológico que ha afectado al país durante los últimos días.

Según ha señalado, “ahora mismo se puede plantear un escenario para trabajar sobre la compensación de zona catastrófica” porque afirma que “por primera vez en los últimos cuarenta años, el Gobierno de España está al día en los pagos de zonas catastróficas y no hay que esperar años”.

Aunque es una decisión que deben tomar los ayuntamientos, García Page señala que apoyará  “a todos los que lo soliciten” pues las posibles ayudas que se puedan conceder, cuyos receptores directos son las corporaciones locales y no la Administración regional, “son un puente para ayudar a los sectores privados que se han visto afectados por la nevada”.

Anticipamos la vacunación de la comunidad educativa

Asimismo, y preguntado por la recuperación de las clases presenciales en el 70% de los colegios de la región, el presidente García-Page ha manifestado que “hubiera sido muy irresponsable no atender la alerta meteorológica” cuando se decidió la suspensión de los primeros días, asegurando asimismo que se sigue “con esa pauta de prudencia”.

No obstante, ha reiterado la firme apuesta por la docencia presencial de su Ejecutivo, priorizando siempre la seguridad del alumnado, docentes y resto de comunidad educativa.

Por ello, ha avanzado que una vez estén vacunados todos los colectivos vulnerables,  se empezará con los trabajadores del sistema educativo por la seguridad, vertebración y contacto social que transmiten a las familias y, con ello, al resto de la sociedad, anticipando así su proceso de vacunación.