Noticias

El Nivel 3 en Villarrobledo vuelve a castigar al sector hostelero

Ayer, 12 de enero, se decretaba por parte de a La Consejería de Sanidad, a través de la Delegación provincial de Sanidad, la vuelta al Nivel 3 de medidas especiales frente al COVID-19 en Villarrobledo y desde ese momento han sido muchos los establecimientos hosteleros que han comunicado el cierre al menos durante los 10 días que en principio tendrá de duración esta situación.

Un cierre provocado por la norma que supone que en Nivel 3 se prohíbe el acceso de los al interior de los establecimientos, manteniendo un aforo en terrazas del 50% que resulta muy complicado debido a las bajas temperaturas que se están viviendo en estos días.

Desde el sector, José Ángel Díaz, vocal de la Asociación de Hosteleros de Albacete lamenta que de nuevo la vuelta al Nivel 3 suponga, principalmente el cierre de muchos negocios cuando dice que se ha comprobado como en Albacete capital, que mantiene el nivel 3 desde el 21 de diciembre, no sólo no han bajado los contagios si no que se han elevado, por lo que insiste en que no se puede responsabilizar a la hostelería del aumento de los mismos.

Consideran que el cierre de bares y restaurantes provoca un aumento de reuniones privadas y no admiten que se les siga “criminalizando” cuando afirman que únicamente un 1% de los contagios provienen de la hostelería. Un sector que desde su reapertura, tras el confinamiento, ha cumplido “de forma escrupulosa” los protocolos sanitarios y que desde entonces vive una situación de cambio de niveles que les está acarreando numerosos problemas con un descenso en las ventas de entre un 40% y un 60% respecto al año pasado y provocando el cierre definitivo de muchos negocios.

Inciden en que si bien la hostelería se restringe en nivel 3, los clientes pueden desplazarse a poblaciones en nivel 2 ya que no existe confinamiento en los municipios con lo que el cambio de nivel 2 a nivel 3 se viene sucediendo y cambiando de unas localidades a otras considerando que es necesario un cambio de en los criterios de actuación por parte de la Junta de Comunidades.

Desde APEHT han propuesto que se suavicen las restricciones y que se vuelva a la limitación de aforo en el interior de los locales al 30% y un 50% en terraza lo que supondría el permitir poder seguir trabajando a muchos de ellos, sobre todo a quienes no disponen de terraza, señalando que también se está aumentando el control en cuanto a las terrazas y sus protocolos.

José Ángel Díaz apunta que estas sugerencias no ha sido escuchadas y anuncia actuaciones por parte de las Asociaciones de Hosteleros y de la Asociación a nivel regional que dice que remitirá un escrito al Presidente García Page para que se soliciten las ayudas necesarias al Gobierno central para el sector.

Además hay convocada para el próximo 20 de enero una manifestación con vehículos, en Albacete, junto a proveedores, con el fin de hacerse oír y exponer la crítica situación que atraviesa este sector desde hace muchos meses.

Díaz lamenta que esta crisis sanitaria y sus consecuencias económicas vaya a suponer el cierre de numerosos negocios en Villarrobledo que en muchos casos suponga a demás el cierre definitivo por lo que insisten en un cambio en los criterios, en que no se señale a la hostelería como foco de contagio, reclamando ayudas par el sector que permitan poder salir adelante a las familias, con el añadido de la repercusión que supone para otros sectores dependientes de la actividad hostelera.