Cultura Noticias

La Pedanía de Casas de Peña suspende las fiestas en honor a Santa Catalina.

  • La pandemia de COVID-19 también afecta a la actividad en las pedanías de Villarrobledo.

Este último  fin de semana del mes de julio se celebrarían en Casas de Peña las fiestas en honor a Santa Catalina, otra de las tradiciones de arraigo de Villarrobledo y en este caso de una de sus pedanías que se ha decidido suspender debido a la pandemia de COVID-19.

Precisamente hasta la aldea de Casas de Peña, se desplazaba el Alcalde, Valentín Bueno, junto a los concejales, Bernardo ortega y Juan José Calero, para compartir unos momentos con los vecinos que durante estos días se encuentran en la pedanía que reconocen que las circunstancias  son las que mandan y lo importante es la seguridad de todos.

Distingue a la aldea de Casas de Peña el ambiente de convivencia de sus vecinos que durante las fiestas de Santa Catalina abren sus puertas a todos lo que se acercan a visitarles, reconociendo que aunque este año no haya celebración, ese espíritu vecinal se sigue manteniendo, pensando siempre en mantener la seguridad y las distancias, dentro de esta situación tan excepcional en la que nos encontramos.

No recuerdan en la aldea ninguna otra ocasión en la que la fiesta no se haya podido celebrar. Una fiesta modesta y sencilla que pasa por la tradicional misa en honor a Santa Catalina y la procesión de la virgen, culminando con un buen ágape, cortesía de los vecinos de Casas de Peña, regado con vinos de la tierra y con cerveza bien fría para paliar el intenso calor del mes de agosto. Todo en un ambiente acogedor, de fiesta y armonía entre todos los presentes.

El Alcalde, por su parte reconoce la importancia de que los vecinos y las vecinas sigan compartiendo experiencias tanto en la ciudad como en sus pedanías durante todo el año y también alrededor de sus fiestas tradicionales que aunque  no puedan celebrarse como es el caso, sí hay que poner en valor que forman parte de las raíces de Villarrobledo, algo de lo que afirma que se preocupa el Gobierno Municipal.

Bueno apunta que aunque las circunstancias son atípicas, en muchos casos esta misma situación marcada por la pandemia ha supuesto en muchos casos afianzar lazos familiares o vecinales y valorar más los momentos que se pueden compartir tras la soledad vivida durante el confinamiento, algo que afirma que se puede apreciar en el buen ambiente que se respira en Casas de Peña.

Una visita que también sirve para que desde el Gobierno Municipal se pueda escuchar a los vecinos de la aldea y recoger sus necesidades con el fin de poder darles solución y facilitar la vida en las pedanías.

El verano en Casas de Peña se vive distinto y  estas razones  provocan que año tras año, los vecinos vuelvan a la aldea, desde sus lugares de residencia habitual, desde los más mayores a los más pequeños, coincidiendo en algunos casos hasta 4 generaciones.