Noticias Política Regional

El futuro del vino y del sector agroalimentario pasa por vender en los diferentes mercados diferenciando el producto con el nombre de Castilla-La Mancha

El futuro del sector agroalimentario pasa por vender en los diferentes mercados, sobre todo en el internacional, a través de las exportaciones, los productos de la región con el “valor de marca”, detrás del cual está “el esfuerzo de mucha gente que quiere que vaya su nombre en un envase, el nombre de Castilla-La Mancha”.

Así lo ha indicado esta mañana el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante el desayuno informativo organizado por el diario La Tribuna de Ciudad Real y CaixaBank bajo el título ‘Los retos de la industria agroalimentaria’.

La industria agroalimentaria de Castilla-La Mancha supone ya el 15 por ciento del producto Interior Bruto de la comunidad, siendo un sector que representa el 35 por ciento de todas las exportaciones de la región.

Así, Francisco Martínez Arroyo ha incidido en la importancia de vender en los mercados los vinos embotellados porque, cada vez que se vende una botella, se vende mayor valor añadido, al menos, cuatro o cinco veces más y, además, “vendemos nombre” lo que es “fundamental”.

Y es que afirma que  “sin nombre no habrá reconocimiento de origen, ni reconocimiento del producto, ni compromiso con compras futuras”,

En esta línea, ha incidido en la necesidad de las agrupaciones de productores, diez ya creadas en nuestra región, y en un mayor tamaño para competir en los mercados, porque señala que  “si no hay una diferenciación de otros productos suficiente y no se es fuerte, otros lo conseguirán”.

Avanzar en la  reforma de la PAC

Por otro lado, el Consejero ha felicitado al nuevo presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez y ha aludido a lo importante que es tener ya un Ejecutivo con el que se tiene “sintonía” para la región y poder desbloquear así muchos asuntos que estaban pendientes de tomas de decisiones; entre ellas, la PAC y la reforma que se está afrontando.

Desde Castilla-La Mancha, Martínez Arroyo ha resaltado que, además de garantizar un presupuesto mínimo, es importante tener en cuenta los elementos de regulación de los mercados.

Además, Francisco Martínez Arroyo ha señalado que el dinero de la PAC en Castilla-La Mancha se debe utilizar “para los que se dedican a la agricultura, los que están en los pueblos y generan empleo en los pueblos e innovan por “un futuro en el sector agrario”.