Noticias

Los ciudadanos opinan sobre la próxima cita electoral del 10N, la cuarta, en cuatro años.

20 de diciembre de 2015 cita con las urnas. Tras la falta de acuerdo entre las fuerzas políticas para formar Gobierno, el 26 de junio de 2016 de nuevo elecciones tras las que finalmente fue investido el popular Mariano Rajoy.

Junio de 2018, moción de censura y Rajoy abandona el Gobierno, llegando el socialista Pedro Sánchez que en tan solo 8 meses convoca de nuevo elecciones al no disponer de Presupuestos para 2019 por lo que en abril de 2019 nuevamente tocaba ir a votar y tras una investidura fallida, de nuevo por la falta de acuerdos, la próxima cita será el 10 de noviembre. Solo este año, votaremos en tres ocasiones, eligiendo a 5 representantes de 5 instituciones diferentes.

Lo que podría alabarse como una fiesta de la democracia tras otra, comienza a crear criticas entre los ciudadanos que han visto como han tenido que ir a votar en las generales, cuatro veces en 4 años, para elegir quien dirige el país. Un país que ha vivido más tiempo con un gobierno en funciones que con la estabilidad que ya muchos reclaman, desalentados por la falta de acuerdos de los representantes políticos y criticando el ingente gasto que cada cita electoral conlleva para los maltrechos bolsillos de los ciudadanos.

Así los han transmitido ante los micrófonos de CANAL 4. Unos se debaten entre si insistir en su voto de hace unos meses, si cambiar de opción e incluso muchos ya piensan en quedarse en casa pensando que una vez más la decisión ciudadana no primará en las decisiones de las altas esferas.

Hasta el 10 de noviembre, de nuevo en precampaña y campaña electoral, todo son cábalas, encuestas que unos dan por válidas y otros desacreditan según los resultados a favor o en contra, demasiadas variables y una situación inédita hacen que vaticinar resultados sea toda una aventura.

Decisiones que toman los ciudadanos en las urnas que parece que tienen más claro que aquellos a quienes votan lo que se debe hacer para que España por fin disponga de un Gobierno que permita seguir avanzando.

Desencanto en general de los ciudadanos con la clase política sobre la que planea la sombra de la corrupción, esperando que los cambios lleguen y se pueda volver a confiar en quienes dirigen los designios de todo un país.

La responsabilidad de los votantes les hará volver a las urnas el próximo 10 de noviembre, volviendo a decidir con su voto, aun conscientes de que la situación será poco distinta al resultado del pasado mes de abril.