Noticias Política Regional

El PP apoya la presencia de los ribereños en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura y exige a Page la convocatoria inmediata de la Mesa Regional del Agua

La vicepresidenta segunda de las Cortes de Castilla-La Mancha, Ana Guarinos, con ocasión del debate de una Proposición No de Ley relativa a la presencia de los municipios ribereños en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, ha reiterado el apoyo del Grupo Parlamentario Popular y del Partido Popular de Castilla-La Mancha de Paco Núñez, en relación con la presencia de los municipios ribereños en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura (CETTS).

Guarinos ha recordado que desde el 10 de septiembre los ribereños tienen presencia en la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, a través del diputado regional y alcalde de Sacedón, pero que, no obstante, es discutible que dicha presencia sea efectiva, ya que tienen voz, pero no voto. De hecho, ha recordado que, el mismo día en que los ribereños se incorporaban a la Comisión del Trasvase, el 10 de septiembre, se autorizaba un trasvase de 16,1 hectómetros cúbicos; igualmente que hace unas horas se estaba planteando la autorización de un nuevo trasvase para el mes de octubre de 19,2 hectómetros cúbicos.

Guarinos ha dicho que nos encontramos ante el gobierno más trasvasista de la historia, el de Sánchez y Page, 17 meses gobernando en España después de la moción de censura, 17 trasvases autorizados.

En la PNL conjunta también se pide que el Gobierno regional constituya una Mesa de Trabajo en torno al agua. En este punto Guarinos ha recordado la reunión entre el presidente del PP de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, y el Sr. García-Page, el 4 de septiembre de este año, de la que salió el compromiso de convocar una Mesa Regional del Agua en un plazo de 15 días, compromiso que el Sr. García-Page no ha cumplido, faltando a la palabra dada una vez más.

La vicepresidenta se ha mostrado igualmente inconformista con el contenido de la iniciativa parlamentaria por ser los acuerdos adoptados claramente “insuficientes”, reclamando “más inversiones y más depuración, garantías medioambientales, caudales ecológicos y cumplimiento de las Directivas Europeas en materia de agua, además de un Pacto Regional del Agua del que salga una posición común en la región, una posición blindada con la que acudir a un Pacto Nacional en materia de Agua que es lo que dice que se necesita en España y en Castilla-La Mancha.