Noticias Política

Ballesteros afirma que el PSOE votará en contra de la subida de impuestos que pretende “perpetrar” el Gobierno del PP.

La portavoz del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Villarrobledo, Caridad Ballesteros, anuncia que el PSOE votará en contra de la subida de impuestos que afirma que pretende “perpetrar” el equipo de Gobierno del PP.

En este sentido apela a la responsabilidad del grupo Ciudadanos señalando que si vota junto al PSOE se podrá parar al PP en esta medida pero que de lo contrario serán “cómplices” de lo que califica como un “atraco” a los vecinos y vecinas.

Para los socialistas, el PP pretende subir el impuesto por el agua y la basura así como las contribuciones de manera lineal, lo que consideran “desproporcionado e injusto” para los ciudadanos, criticando que en menos de 100 días de gobierno propongan “otro plan de ajuste” como recuerda que ya hicieron en su anterior legislatura, al haberse quedado con ganas dice, de “seguir destrozando esta ciudad”.

Afirma que en campaña, el Partido Socialista ya avisó que con la vuelta del PP al Gobierno volverían “los tiempos oscuros”, incidiendo en que “vuelve el miedo”, el dejar de pagar a los trabajadores, repitiendo que “no hay dinero”, algo que señala que “es mentira” porque según Ballesteros “lo que hay es una incompetencia absoluta para gestionar”, incidiendo en que el Partido Socialista en la anterior legislatura, “con muchísima peor situación, nunca dejó de cumplir con sus obligaciones”.

Además, Ballesteros asegura que Villarrobledo sigue sin presupuestos a pesar de haber sido aprobados el pasado mes de julio, ya que señala que el PP no los ha remitido aun al Ministerio.

Señala la portavoz que la situación advertida ya ha llegado junto a Ciudadanos lo que conllevará dice a la paralización de Villarrobledo con “recortes y subida de impuestos” y añade que el Partido Socialista hizo “lo posible” para que no gobernaran por lo que achaca ahora la responsabilidad a SPV y al grupo Ciudadanos que dice que “pusieron a gobernar a un partido de derechas, asolado por la corrupción” y que cuenta en Villarrobledo con “dos imputados” en relación al caso Zahorras.

Se remonta la portavoz, para ilustrar lo dicho, al año 2011 en el inicio de la anterior legislatura popular en la que señala que llegaron con “la estrategia del miedo”, repitiendo, como ahora, la falta de dinero y pagando mal a los trabajadores y todo ello dice, para justificar y tener “la excusa perfecta” para llevar a cabo un “plan de Ajuste devastador” para el Ayuntamiento y por tanto para el pueblo.

Un Plan de ajuste que afirma que sirvió como amparo para el “mayor plan de despidos” realizado en el Ayuntamiento que incide en que después la justicia declaraba “ilegales”, para cerrar escuelas infantiles, comedores escolares, para subir los impuestos, cerrar la planta del hospital, sin subvenciones para colectivos, sin planes de empleo y sin mantenimiento en la ciudad, lo que para Ballesteros supuso “la parálisis” del Ayuntamiento y de Villarrobledo y todo ello porque apunta que para el PP el Ayuntamiento no es más que “una oficina recaudadora de impuestos” que no presta servicios y con el desmantelamiento de lo público.

Explica que en 2015 llega el Partido Socialista y que a pesar del plan de ajuste “asfixiante” no encontraron una economía saneada en el Consistorio, sino con 40 millones de euros de deuda que dice que incrementó en 20 millones el PP, sin poder realizar contrataciones y con la cantidad de un millón y medio de euros a pagar en concepto de indemnizaciones a los trabajadores despedidos y readmitidos durante el Gobierno Socialista.
Se encontraron, insiste, con los “servicios destrozados”, sin trabajadores en obras o parques y jardines y con la Agencia de Desarrollo desmantelada.

Ballesteros apunta que el Partido Socialista, durante su gobierno, no aumentó la deuda sino que la rebajó en 21 millones de euros, pasando de los 40 a los 19 millones lo que dice que “colocaba al Ayuntamiento prácticamente fuera del Plan de Ajuste”. Pagaron las mencionadas indemnizaciones, pusieron a funcionar los servicios, abrieron dos escuelas infantiles, un comedor escolar, con la Agencia de Desarrollo a pleno funcionamiento, abrieron la planta del hospital y llevaron a cabo a través de la Junta 4 planes de empleo, con los que junto al de Discapacidad, el de zonas deprimidas y el +55 han proporcionado un trabajo a más de 1.300 personas.

Además dejaron dice, gestionadas y en marcha las obras de la avenida del hospital, asfaltaron calles y caminos y se llegó a restaurar el molino y todo ello, insiste “sin subir los impuestos y sin despedir a nadie” y pagando todas las nóminas a los trabajadores así como las pagas extra, excepto la de 2012 que señala que “quitó el PP” y que el Partido Socialista tenía el compromiso de pagar antes de fin de este año.