Noticias Política Regional

El Gobierno regional se muestra convencido de que el trasvase de agua del Tajo al Levante es “insostenible” y existen alternativas para el Levante

El Gobierno de Castilla-La Mancha se muestra convencido de que las derivaciones de agua para riego del Tajo al Levante son totalmente “insostenibles” y que es necesario un cambio en materia hídrica a nivel nacional en el que se tenga en cuenta los intereses de todos los ciudadanos, “también los de Castilla-La Mancha”, porque existen alternativas para el regadío en la zona del Segura, como las desaladoras, que no harán necesario el trasvase.

Esas bases se están sentado desde el Gobierno central, donde ya existe el compromiso del Ministerio para la Transición Ecológica tras la reunión mantenida con el jefe del Ejecutivo regional Emiliano García-Page la semana pasada en Toledo, de que los municipios ribereños puedan, por primera vez en la historia, contar con voz a la hora de adoptar decisiones en materia de agua, estando cada vez más cerca que se tengan en cuenta “los intereses de la cuenca cedente frente a la receptora”.

Así lo ha manifestado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, tras conocer que la Comisión Central de Explotación del trasvase Tajo-Segura, en su reunión de hoy lunes, ha propuesto una nueva derivación de 20 hectómetros cúbicos desde los embalses de cabecera de Entrepeñas y Buendía para atender las necesidades hídricas de las cuencas receptoras durante este mes de agosto, lo que significa que el sistema se mantiene en situación hidrológica excepcional o nivel 3 que se inició en el mes de mayo. Una propuesta que a partir de ahora tiene que ser ratificada por el Ministerio para la Transición Ecológica.

Martínez Arroyo ha destacado que esta decisión técnica de hoy se produce “ni más ni menos” que por la existencia de un Memorandum del año 2013 “injusto” y que “no tiene en cuenta los intereses de los ciudadanos de Castilla-La Mancha”.