Noticias Política

González afirma que la decisión de Ciudadanos es una forma “de blanquear” al candidato del PP, Valentín Bueno que se encuentra “imputado por presunta corrupción”.

González afirma que la decisión de Ciudadanos es una forma “de blanquear” al candidato del PP, Valentín Bueno, que se encuentra “imputado por presunta corrupción”.

Así se ha manifestado el alcalde en funciones y Secretario General del PSOE de Villarrobledo, Alberto González tras las declaraciones realizadas por el concejal electo de Ciudadanos, Ángel Perea en las que ha informado de la decisión de la formación naranja de votarse a sí mismo en la sesión de investidura del próximo sábado.

González señala que Ciudadanos siempre ha manifestado que llegaban a la política local con intención de “hacer cosas buenas para la ciudad” y por la regeneración democrática, rechazando el hacer alcalde de Villarrobledo a una persona imputada como es en este caso, dice González, Valentín Bueno y también la concejala electa del PP, Amalia Gutiérrez, por “presunta corrupción”, algo que se plasma claramente en el código ético de la formación naranja.

Para Alberto González, que Ciudadanos afirme que se votarán a sí mismos, proponiéndose Perea como nuevo alcalde, tiene el mismo resultado que una abstención y es que Valentín Bueno se haga con el Gobierno de la ciudad al ser la lista más votada y al no obtener ningún otro partido los 11 votos necesarios, ya que ha dejado claro que el Partido Socialista no votará a Ciudadanos y señalando que con 2 únicos concejales de los 21 que conforman la Corporación municipal, los vecinos y vecinas no lo entenderían, además de ser poco democrático.

González insiste en que de cara al Gobierno de Villarrobledo, solo existen 2 opciones, la primera, que Bueno sea el nuevo Alcalde con la abstención o apoyo explícito de Ciudadanos y conformar un gobierno de derechas, sabiendo dice, como se desarrolló la anterior legislatura popular y con dos miembros imputados, o que el Alcalde sea el propio Alberto González con los apoyos de SPV y Ciudadanos a través de acuerdos programáticos serios y responsables buscando la fórmula para un gobierno de colaboración adaptado a las diferentes sensibilidades, algo que ha propuesto ya a estos dos grupos.

Ello, insiste, evitaría que Villarrobledo sea gobernado por un alcalde imputado y además facilitaría el poder avanzar en la ciudad en lugar de pasar 4 años llenos de dificultades con un gobierno del PP en la ciudad y teniendo el resto de instituciones gobernadas por el PSOE.