Noticias Política

De la Ossa: “Depende de Ciudadanos que el “imputado” Valentín Bueno sea el nuevo alcalde de Villarrobledo”.

El concejal electo de SPV, Mario de la Ossa lamenta que aunque tras los resultados electorales su formación haya triplicado la representación en el ayuntamiento, subiendo de 1 concejal a 3, los números no llegan para que las fuerzas progresistas puedan ponerse de acuerdo de cara a un futuro gobierno en la localidad.

Explica que hace 4 años con un solo concejal, SPV sí tuvo poder de decisión a la hora de la configuración del Gobierno Municipal pero que ahora, con tres concejales, se han convertido en “meros espectadores” de la situación, advirtiendo que en este caso, es Ciudadanos quien tiene la “pelota en su tejado” y depende de ellos, dice de la Ossa, el que “el imputado Valentín Bueno” sea o no alcalde tras el pleno de investidura el próximo día 15 de junio.

Recuerda que los 3 concejales de SPV, junto a los 7 del Partido Socialista no llegan para alcanzar la mayoría absoluta, situada en 11, que se requiere para ser investido alcalde, contando con que el PP es la lista más votada, con lo que el papel de ciudadanos en crucial en esta situación.

Por otro lado, de la Ossa ve complicado el que ciudadanos pueda sumar con las fuerzas progresistas debido dice, a los numerosos vetos que desde su dirección nacional se han puesto respecto a posibles pactos con Podemos, que imposibilita que puedan debatir sobre determinados asuntos.

Aun así reconoce que en conversaciones “informales” con los representantes de ciudadanos en Villarrobledo han comprobado una predisposición optimista y una buena actitud que aunque con una “marcada diferencia ideológica” sí coinciden en asuntos importantes como la regeneración ideológica y la transparencia, esperando que aunque gobierne el PP, SPV no se quede solo en estas reivindicaciones durante los próximos 4 años.

Quiere dejar claro, de la Ossa que aunque en esta ocasión los números progresistas no dan, la responsabilidad no cae en SPV que ha triplicado, insiste, su representación, incidiendo en que el Partido Socialista ha reducido sus concejales a 7, dejándose más de 1.000 votos “por el camino” y señalando también la diferencia en este sentido con los resultados del Partido Socialista a nivel regional, algo que achaca a las políticas realizadas por Alberto González durante la pasada legislatura.

Unas políticas que dice que ha realizado “de espaldas a la gente”, lo que ha propiciado, dice, que los ciudadanos dejen de confiar en la política, registrándose una abstención por encima de la media provincial y notándose más en barrios que afirma que son tradicionalmente progresistas, interpretando esto como una forma de castigar al Gobierno Municipal.

Por tanto para Mario de la Ossa el que el candidato con más opciones para gobernar Villarrobledo sea Valentín Bueno, es una “mala noticia”, a lo que se suma una “situación judicial” que califica de preocupante, dejando claro que SPV no será cómplice de que el PP se haga con el Gobierno Municipal.

Afirma que estas inquietudes han sido compartidas tanto con Ciudadanos como con el Partido Socialista al que reconoce la legitimidad para intentar un gobierno pero mostrándose sorprendido de que los socialistas hayan esperado hasta cinco días antes de la sesión de investidura para reunirse con SPV, aunque señala de la Ossa que mientras Ciudadanos no se pronuncie sobre sus intenciones y González consiga que la suma llegue 11 y se puedan ver opciones reales de cara al sábado, su formación no “tiene nada que hablar” con el PSOE.

Concluye afirmando que no obstante harán todo lo posible para que las “ideas progresistas no retrocedan” afirma que SPV “no pone vetos” y pueda volver un gobierno que dice que “ya se conoce” un gobierno marcado por “los recortes y los despidos” por lo que insiste en que tras analizar los movimientos hay que buscar escenarios alternativos.