Noticias Opinión

El Día Mundial Sin Tabaco se celebrará el 31 de Mayo y se centra en «el tabaco y la salud pulmonar», aunque para la mayoría, fumar, es una forma de socializar.

El 31 de mayo de cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y sus asociados mundiales celebran el Día Mundial Sin Tabaco. La campaña anual es una oportunidad para concienciar sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y la exposición al humo de tabaco ajeno, y para disuadir del consumo de tabaco en cualquiera de sus formas. El único producto nocivo que anuncia en sus paquetes lo perjudicial y las consecuencias para la salud.

Las estadísticas anuncian que hay una bajada ligera del consumo del tabaco, pero también es debido a la cantidad de productos como vapeadores que sustituyen el cigarrillo habitual por vapores, donde el consumidor hace la acción de fumar sin ser perjudicial para la salud.

Según Pedro María Solana, gerente de estanco El Rayo, jubilado y más de cincuenta años en el sector, declara que los tiempos cambian hasta para la forma de fumar ya que antiguamente donde la ley permitía fumar prácticamente en cualquier lugar público, se fumaba más lento ya que no era necesario apagar el cigarrillo para acceder a ellos, ahora según Solana “ no se puede hacer porque al tener que entrar en un banco o cualquier otro establecimiento a pocos minutos de encender un cigarrillo, se fuma en otras circunstancias”.

Aunque desde la Organización Mundial de la Salud trabaje para concienciar de las múltiples complicaciones para el organismo de los fumadores activos y pasivos, las tabacaleras cada vez sacan más productos con grandes gamas de sabores intentando captar a un mayor número de gustos de sus clientes.

La campaña del Día Mundial Sin Tabaco 2019 servirá para concienciar sobre:
Los riesgos que suponen el tabaquismo y la exposición al humo de tabaco ajeno.
Los peligros particulares del tabaquismo para la salud pulmonar.
La carga de letalidad y morbilidad a nivel mundial de las enfermedades pulmonares causadas por el tabaco, incluidas las enfermedades respiratorias crónicas y el cáncer de pulmón.
Las nuevas pruebas sobre la relación entre el tabaquismo y las muertes por tuberculosis.
Los efectos de la exposición al humo de tabaco ajeno sobre la salud pulmonar de las personas de todos los grupos de edad.
La importancia de la salud pulmonar para lograr la salud y el bienestar a nivel general.
Acciones y medidas viables que los destinatarios clave, incluidos los gobiernos y la opinión pública, pueden adoptar para reducir los riesgos que plantea el tabaco para la salud pulmonar.

Para alcanzar la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de reducir en un tercio la mortalidad prematura por ENT para 2030, el control del tabaco debe ser una prioridad para los gobiernos y las comunidades de todo el mundo. En la actualidad, el mundo no está bien encaminado para alcanzar esta meta.

Los padres y otros miembros de la comunidad también deben tomar medidas para promover su propia salud y la de sus hijos protegiéndolos de los daños causados por el tabaco.