Deportes Noticias

La Junta Directiva del CP Villarrobledo presenta su dimisión “irrevocable e inequívoca”.

El ya expresidente del CP Villarrobledo, José Antonio Duro anunciaba ayer la dimisión “irrevocable e inequívoca” de la Junta Directiva al completo tras anunciar que el Club se encuentra “herido de muerte” a nivel económico.

Aunque afirma que las heridas son “subsanables en el tiempo” explica que existe un problema “grave” de liquidez al no poder recibir el Club las subvenciones que desde la Federación, Diputación o Ayuntamiento se le tienen presupuestadas y que suponen 130.000 euros en total, debido a la sanción administrativa con la Seguridad Social “que arrastran” y que asciende a 204.000 euros.

Aclara que no se trata de una deuda con la Seguridad Social sino de una sanción que se produjo ante la denuncia “anónima” supuestamente de un “club amigo y cercano” que produjo una inspección y la consiguiente sanción por jugadores no dados de alta.

Esta situación provoca el bloqueo de las subvenciones al club desde la Federación de Castilla la Mancha con 66.000 euros, desde Diputación de Albacete con 50.000 euros o desde el Ayuntamiento con una cantidad que dice que asciende a 16.000 euros, criticando así mismo que el problema viene desde tiempos de una anterior directiva que afirma que “no movió un dedo” por solucionarlo.

Afirma que a pesar de los intentos de la actual directiva de solicitar un aplazamiento de la cantidad requerida por la seguridad social, éste fue rechazado por este organismo por ser el CP Villarrobledo “moroso” en la Seguridad Social debido a que insiste en que la anterior Directiva había solicitado varios aplazamientos “que no se pagaron”.

Además José Antonio Duro explica que el CP Villarrobledo cuenta con un auto de un Juez de hace 2 años que declara al Club como “aficionado y sin ánimo de lucro” por lo que dice que no tiene obligación de “mantener dados de alta a los jugadores”, algo que dice que han comunicado a la Seguridad Social y que “no ha servido para nada” comunicándoles que para que el “castigo” pueda ser levantado deben ganar un procedimiento contencioso administrativo.

Un procedimiento que dice que se estaba preparando y que queda en suspenso a la espera de que se pueda crear una nueva Junta Directiva, pero explicando que existía un compromiso del Presidente de la Federación para poder liberar las 66.000 euros de subvención una vez que el contencioso estuviera presentado en el juzgado.

El expresidente, afirma que no es verdad que se deban 4 meses sino que lo que se debe el mes de octubre a 6 ó 7 jugadores, en torno a 8.000 euros, a lo que añaden 16.000 euros del mes de noviembre y alrededor de 18.000 euros de diciembre, sin haber computado aun el mes de enero, señalando que la plantilla y los técnicos están informados de los problemas económicos del club.

En total la deuda con jugadores asciende a 60.000 euros hasta la fecha, contando el mes de enero, a la que añade la misma cantidad por los meses que quedan de temporada, cantidad similar a la que deberían recibir en concepto de subvenciones.

En este punto señala que la subvención de 6.000 euros comprometida por el Ayuntamiento no ha sido abonada al Club. José Antonio Duro afirma en relación a los 170 abonos repartidos entre los aficionados jubilados que supusieron la cantidad de 13.600 euros que tras la negociación quedaron en 10.000 y finalmente en 6.000 que insiste en que no han llegado debido a que se trataba finalmente de una subvención que no se puede cobrar al igual que ocurre con el resto de instituciones por la sanción referida.

En relación a la plantilla el expresidente afirma que “está siendo atacada” incluso por parte del entrenador “de mala forma” incluso responsabiliza al técnico de que este problema económico en cuanto al pago de nóminas a los jugadores haya trascendido más allá del vestuario y provocando por el “mal asesoramiento” del entrenador que ciertos jugadores hayan “desistido de entrenar” algunos días, decisión tomada dice, al margen del Club.

Con todo ello Duro señala que el entrenador “lo primero que tendría que hacer es dimitir” y apunta que si siguiera como presidente “lo cesaría”.

Afirma finalmente que “el dinero no se lo lleva José Antonio Duro para su empresa” como dice que están hablando algunos aficionados e incide que han sido muchos los esfuerzos económicos que ha realizado incluso dice, perjudicando a su propia familia, lo que le lleva a dimitir cansado, dice, de las críticas.