Noticias

Antonio Caballero, Presidente de la Asociación de Legumbristas de España, apuesta por duplicar el consumo de legumbres para mejorar la salud de la población y la sostenibilidad del planeta

El 10 de febrero es el establecido por la ONU como el Día Mundial de la Legumbres con el fin de potenciar su consumo para mejorar la salud de la población y la sostenibilidad del planeta.

Así lo ha manifestado el Presidente de la Asociación de Legumbristas de España, el villarrobledense, Antonio Caballero, ya que desde la Asociación se afirma que las legumbres son “vitales” para la seguridad alimentaria mundial, ya que su producción es “muy barata” y medioambientalmente sostenible y sus cualidades nutricionales las hacen indispensables para la dieta de millones de personas.

Las legumbres, en todas sus variedades, son reconocidas como un referente en cuanto al contenido en energía y nutrientes y es un alimento que encaja con los principios característicos de la dieta mediterránea tradicional. Las legumbres aportan un 20 por ciento o 30 por ciento de proteína de origen vegetal no asociadas a grasas saturadas; aportan hasta un 55 por ciento hidratos de carbono, sobretodo complejos; y aportan algo fundamental de lo que somos bastantes insuficientes que es fibra.

Además, prosigue, no tienen prácticamente grasa y aportan micronutrientes vitaminas y minerales del tipo de calcio, hierro, magnesio, vitaminas B1 o vitamina B2, entre otras. Por ello, el comer dos o tres veces a la semana Legumbres, como recomienda la Organización Mundial de la salud, es muy beneficiosos para la salud.

En este sentido, Antonio Caballero, ha avisado de que el descenso del consumo de legumbres en las últimas décadas ha llevado a que, en estos momentos, de esas tres raciones recomendadas por la OMS sólo se llegue a una ración por semana. En concreto, desde 1974 hasta 2015 el consumo de legumbres en España ha bajado en torno al 73 por ciento, si bien con motivo del Año Internacional de las Legumbres, en 2016, el consumo ha remontado un poco, pero se está “muy lejos” de lo que la OMS pide ya que en España se 3,3 kilogramos por persona al año cuando debería ser de 5 kilogramos por persona al año.

Por ello se necesita que desde todos los estamentos, tanto públicos como en la educación, como privados, en la hostelería, se incentive incentivar el consumo de legumbres.
Hay que evidenciar que hay otra forma de consumir legumbres, ya sea en ensaladas, platos veganos, postres, en batidos energéticos, además hay múltiples formas de consumir legumbres con formatos que ofrece el mercado, como legumbres cocidas de cristal, platos de legumbres preparados,intentando además que sea un producto atractivo a la hora de consumirse.

Así mismo, el cultivo de legumbres es clave cuando hablamos de la sostenibilidad del planeta. La producción y el consumo de legumbres es un arma fundamental para luchar contra el cambio climático. Los abonos fertilizantes nitrogenados son caros, contaminan y consumen energía. Sin embargo, las legumbres no necesitan este tipo de fertilizante, ahorran recursos y contribuyen a la fertilidad del suelo para mejorar la producción de alimentos.