Noticias Regional

El presidente García-Page aplaude la decisión del Gobierno de España de impedir más trasvases con la nueva Ley de Transición Ecológica

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha aplaudido el reciente anuncio del Gobierno de España de sacar adelante, antes de que termine 2018, una legislación específica sobre Transición Ecológica para evitar por ley que se produzcan trasvases como el del Tajo-Segura.

Así lo ha asegurado el presidente del Ejecutivo autonómico este jueves en Toledo, durante la presentación del proyecto definitivo del centro de salud del barrio de Santa Bárbara y tras la decisión del Gobierno central de poner en marcha una normativa específica que tenga en cuenta en el futuro la reducción de entre un 20 y un 30% de los recursos hídricos del país y que traerá como consecuencia que, cada vez, sea más excepcional e insostenible recurrir a aportaciones externas como las del trasvase.

Tal y como ha subrayado el presidente de Castilla-La Mancha, “aunque va a costar mucho que el agua vuelva a su cauce, empezamos a ver gestos evidentes de querer un nuevo modelo de gestión del agua” con esta normativa que, en palabras de García-Page, “va a producir el mayor cambio en la gestión del agua en España de toda la historia”, lo que abre para la región un nuevo contexto de “esperanza y perspectiva”.

En esta misma línea, el presidente del Ejecutivo autonómico ha destacado “la valentía” del Gobierno de España por encima de los intereses electorales “de Murcia y Valencia”, a la hora de plantear un modelo energético nuevo y, en concreto, para preservar “el principal recurso y materia prima como es el agua”; algo que será de especial importancia tanto para la cabecera del Tajo como para ciudades como Talavera de la Reina y Toledo.

El presidente de Castilla-La Mancha pide a la oposición un “reconocimiento de contrición”

Por otro lado, y a la vista de los últimos acontecimientos en torno a la expresidenta de Castilla-La Mancha y su dimisión como diputada nacional, el jefe del Ejecutivo regional ha pedido a la nueva dirección del Partido Popular castellano-manchego que realice un “reconocimiento de contrición” sobre las políticas de recortes que se llevaron a cabo durante la legislatura 2011-2015.

García-Page ha expresado su deseo de que los nuevos representantes del PP en la región den “la vuelta” a esta postura y que “a esa política en diferido le den una mirada retrospectiva, retroactiva” y que “le expliquen a la ciudadanía, o reconozcan al menos, que las cosas se han hecho mal y que este no es el camino”. De lo contrario, ha explicado el presidente regional, “la gente tendrá derecho a pensar que los que están ahora harían lo mismo”, porque se pasaron la legislatura “aplaudiendo, jaleando, defendiendo y explicando lo inexplicable”.

En este sentido, se ha referido también a la postura de la oposición a nivel nacional que “bloquea el oxígeno que nos manda Europa” para que llegue a los hospitales, institutos o la universidad, entre otros servicios públicos, en referencia a los Presupuestos Generales del Estado.

“Los mismos que decían que los recortes los mandaba Europa, sacan ahora la patita y nos muestran lo que realmente piensan”, ha argumentado García-Page, quien ha asegurado que puede llegar a entender que PP y Ciudadanos no quieran aprobar los Presupuestos “pero pueden desbloquear parcialmente el margen de maniobra que nos permite Europa”.

Por ello, el presidente de Castilla-La Mancha ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los partidos para poder aprovechar los recursos económicos de la Unión Europea tras años “con el cinturón de la obscenidad”.