Deportes Noticias

Las instalaciones de la piscina cubierta cuentan con importantes novedades dirigidas a la mejora de la calidad del baño y a la reducción del consumo energético.

La piscina municipal climatizada de Villarrobledo ha incorporado una serie de mejoras en sus instalaciones dirigidas a mejorar la calidad del baño y el ahorro energético en el proceso de filtrado y climatización.

Así lo ha dado a conocer el Concejal de Deportes, Joaquín Planelles, quien informa que se ha realizado una inversión en torno a los 60.000 euros en estas mejoras que afirma demuestra la preocupación del Equipo de Gobierno porque los servicios del ayuntamiento sigan progresando.

Un servicio que funciona 7 días a la semana ya que en los momentos que la piscina está cerrada al baño, sábados tarde y domingos los trabajadores de mantenimiento se encargan de realizar todos los análisis y procesos necesarios para que la piscina esté de nuevo en perfectas condiciones para los usuarios.

El encargado de mantenimiento de la piscina Municipal, Juan Carlos Rubio, explica desde el inicio, ha existido una preocupación por adaptar el servicio a las nuevas tecnologías por lo que adía de hoy en la piscina de Villarrobledo apenas se utilizan productos químicos para la desinfección y tratamiento del agua, utilizando sistemas de radiación de luz ultravioleta para eliminar las bacterias y microbios del agua con lo que los usuarios no se exponen a las contraindicaciones de los productos químicos tradicionales

Explica que en este último año, estos equipos de radiación ultravioleta han sido actualizados con lámparas que con la misma eficacia, producen un ahorro de consumo eléctrico, que se reduce a la mitad.

También se ha puesto en marcha un nuevo equipo descalcificador con una capacidad de regeneración de 12.000 litros a la hora, que produce una reducción del 50% en el consumo de sal y de una tercera parte en el consumo de agua.

Además se ha procedido a la sustitución de las tuberías de hierro galvanizado por tuberías de prolipopileno, más resistentes a la corrosión, tratamientos químicos y a las altas temperaturas. Una medida que se ha llevado a cabo en la parte del sótano, teniendo previsto abordar el resto de las instalaciones en años sucesivos.

Otras mejoras que se tienen previstas, consisten en la actualización de los automatismos ya que todo el sistema de control de todos los procedimientos de la piscina cubierta está informatizado para una mayor eficacia del sistema que redunde también en el ahorro del consumo energético.

Juan Carlos Rubio explica que también se está realizando un estudio para la sustitución del alumbrado por tecnología LED de bajo consumo como el que ya se encuentra instalado en el vestuario femenino.

Un intenso trabajo de mantenimiento que lleva a cabo un equipo de profesionales formado por 4 personas que atienden las posibles incidencias y se preocupan del perfecto estado de las instalaciones.