Cultura Noticias

El XII Encuentro de Bolillos “Ciudad de Villarrobledo” será la mañana del sábado, día 8 en la Plaza Vieja.

El sábado, día 8 de Septiembre a partir de las 10 de la mañana, en la Plaza Ramón y Cajal tendrá lugar el XII Encuentro de Bolillos “Ciudad de Villarrobledo” organizado por la Asociación de encajes de Bolillos “Vuelta y Cruce”.

Un evento que han presentado hoy en el Ayuntamiento, la concejala de cultura, Trinidad Moyano, la presidenta y la secretaria de la asociación, Magdalena Valero y Encarna Lozano y que pretende dar a conocer el arte del encaje a la vez que contribuir al mantenimiento de esta tradición.

Encarna Lozano explica que este año el encuentro se realiza por primera vez en la Plaza Vieja con el aliciente de que durante la mañana del sábado la exposición de le Universidad Popular permanecerá abierta en el Claustro del Ayuntamiento con lo que los visitantes al encuentro podrán disfrutar de los trabajos realizados en los talleres, uno de ellos precisamente el dedicado al encaje de bolillos.

La Asociación a elaborado un programa de actividades que comienzan a las 10 de la mañana con la recepción de los asistentes ya que son varias las asociaciones que participan en el encuentro venidas de diferentes puntos de la región y de otras comunidades, con la previsión de contar en su conjunto con alrededor de 60 participantes.

Tras el desayuno y la entrega de obsequios se dará comienzo a la muestra de encajes de bolillos mientras las participantes realizan sus labores para que todo el público pueda ver cómo trabajan.
En torno a las 12 del medio día se realizará el sorteo de un jamón y de obras elaboradas por la Asociación y después la Asociación Cultural el Harnero bailará jotas en la Plaza.

Se prevé que sobre la 1 de la tarde las autoridades realicen el saludo a los asistentes y procedan a la entrega de reconocimientos.

Magdalena Valero, espera que sean muchos los vecinos que les acompañen en la mañana del sábado para que conozcan las labores que realizan, animando a la gente joven a interesarse por los bolillos como forma de que la tradición no se pierda.