Noticias Política

La Plataforma en Defensa de las Pensiones llama a los jubilados y pensionistas a la concentración convocada el jueves, día 15 a las 12 en la Plaza Vieja.

Featured Video Play Icon

La Plataforma en Defensa de la pensiones convoca a todos los jubilados y pensionistas a la concentración que tendrá lugar el próximo jueves, día 15 de marzo a las 12 del medio día, en la Plaza Vieja para reclamar pensiones dignas.

Los miembros de la Plataforma quieren dejar claro que este movimiento no tiene nada que ver con ideologías políticas, ni colores y que solo pretende defender las pensiones. Unas pensiones que el Gobierno ha incrementado en 2018 en un 0.25% lo que supone, en una pensión media, una subida de en torno a los dos euros.

Denuncian que año tras año, los pensionistas pierden poder adquisitivo, afirmando que no están dispuestos a perder los derechos conseguidos por generaciones anteriores a ellos.

Insisten en que los jubilados y pensionistas merecen dignidad, mientras critican que el Gobierno de Mariano Rajoy siga empeñado en no escuchar sus reivindicaciones como el aumento de las pensiones conforme al IPC o la derogación de la reforma de las pensiones.

Señalan lo que consideran una injusticia al comparar la subida en los sueldos de los diputados, rondando de media, dicen, los 5.000 euros, con un incremento del 7%, un total de 350 euros al mes, cuando la subida a los jubilados y pensionistas no alcanza en muchos casos los 2 euros, una situación para muchos de ellos, insostenible.

Se agrava la situación en el caso de las mujeres, que en caso de viudedad ven como la pensión de sus maridos fallecidos se reduce en un 48%, lo que hace que se produzcan situaciones en los que no se puede afrontar los gastos mínimos del día a día.

El 46% de los jubilados no llegan a final de mes, por lo que reclaman al Gobierno que se adecuen las pensiones a la subida del IPC, incluyendo los atrasos.

Reclaman así mismo, humanidad en la clase política ya que cuando se conoce que se destinan 5.000 millones de euros para el rescate de las autopistas o 44.000 milones de euros para el rescate de la banca, mientras se pierden 64.000 millones de euros de la hucha de las pensiones, lo que se demuestra dicen es que no es cuestión de dinero sino de falta de voluntad para atender a los mayores.